Los clichés de Martin Parr

En el número de invierno de la revista Source hay un artículo muy interesante que mete -muy hondo- el dedo en la llaga de la producción fotográfica en general. La iniciativa es sencilla: preguntan a una serie de fotógrafos, galeristas, editores y curadores, qué fotografías les gustaría ver;  dicho de otro modo,  a qué hay que hacerle fotos para ser original en los tiempos que corren. Las respuestas son variadas, unas más interesantes que otras (algunas, en absoluto), pero me llama la atención especialmente la del inglés Martin Parr. El polémico fotógrafo le da la vuelta a la pregunta y la pone del revés. Acostumbrado a asistir a visionados de portfolios y con una perspectiva muy crítica del estado de la fotografía, decide enumerar 15 clichés que desfilan ante sus ojos sin descanso, y que llevan años haciéndolo. No nos dice qué fotografiar sino lo que, en su opinión, ya está muy trillado. Al menos, en este ejercicio de análisis -un poco cruel- se incluye a sí mismo. El que esté libre de pecado, que haga la primera foto. La lista:

1. La foto hecha desde arriba a una multitud.

2. La farola torcida.

3. El diario personal.

4. La mirada nostálgica de lugares/personas que van a desaparecer.

5. El escenario peculiar y de fuerte carga visual (circos, etc.)

6. La calle.

7. La foto en blanco y negro con mucho grano.

8. Los nuevos ricos.

9. Fotos “poéticas”.

10. La tipología moderna (catálogos de la vida urbana actual).

11. El melodrama escenificado.

12. El retrato formal.

13. El paisaje panorámico.

14. Las imágenes con fuerte manipulación digital.

15. Ruinas.

Parr deja claro que no pretende ser cínico con esto, sino que quiere poner de manifiesto la necesidad de plantearse con mayor rigor el objeto de nuestras fotografías. “Querer emular el impacto que otras imágenes han tenido en nosotros puede ser más restrictivo que liberador”, advierte el fotógrafo. Mucho ojo.

© Martin Parr

Martin Parr’s clichés - In the winter issue of Source magazine there is a very interesting article that questions today’s photographic production on a very deep level. The initiative is simple: they ask a number of photographers, gallery owners, editors and curators what they would like to see pictures of; in other words, what should we take pictures of in order to be original in this day and age. The answers are varied, some of them more interesting than others (some of them, not at all), but the one that strikes me the most is Martin Parr’s. The controversial photographer plays with the question and turns it inside out. He is used to examining portfolios and has a very critical view of the state of photography, so he decided to list 15 clichés that he has seen for years. He does not tell us what to shoot, but what, in his opinion, has already been shot a little too much. At least, in this cruel exercise, he includes himself. Let he who is without sin take the first picture. The list:

1. The above ground landscape with people.

2. The bent lamppost.

3. The personal diary.

4. The nostalgic gaze of places / people who will disappear.

5. The quirky and visually strong setting.

6. The street.

7. The black and white grainy photo.

8. The new rich.

9. Poetic pictures.

10. The modern typology (modern urban life.)

11. The staged melodrama.

12. The formal portrait.

13. The long landscape.

14. The digital manipulation.

15. Ruins.

Parr makes clear that he does not mean to be cynical, but wants to highlight the need to consider more thoroughly the object of our pictures. “Wanting to emulate the impact that other images had on us can be as restricting as it can be liberating,” says the photographer. Watch out.

 


10 comments on “Los clichés de Martin Parr

  1. Muy interesante el artículo.
    De todas formas, a lo largo de la historia de la fotografía, esta siempre ha estado marcada por clichés. Nos encontramos en otra época en la que también se repiten escenas, motivos, etc.

    Saludos.

    • Estoy de acuerdo, aunque también creo que las formas sufren cambios muy lentos, casi inapreciables, a lo largo del tiempo. Lo mismo ocurre con este tipo de tendencias “típicas”. Me pareció interesante un análisis de este tipo, sobre todo viniendo de Parr, alguien que en su momento presentó una propuesta bastante original. Yo creo que la pregunta es más bien si REALMENTE es necesario ser original a estas alturas…

      • Yo creo que a estas alturas es absolutamente necesario ser original. Con tanta saturación de imágenes de fotógrafos profesionales, semiprofesionales, amateurs y gente que se compra una cámara cara y se cree fotógrafo, es imperativo ser original para no caer en la tentación de simplemente hacer los que ya hacen miles de personas. Ya he visto muchas fotos de cerraduras oxidadas, niños africanos o personas mayores en el parque con aire meditabundo. Hay que aportar algo más, hay que evolucionar, sino, lo único que tenemos es más cantidad, no más calidad.

  2. Siguiendo la línea de @CarlosBravo es vital para todo principiante tener aunque sea uno de estos clichés en su lente, siempre se va a querer “quemar esa etapa” si en algo estoy de acuerdo, es que debe inyectarsele sabor chispa a cada fotografía, hacerla suya y darle la mejor publicidad ante las masas; de igual forma opino que toda foto es diferente, no todas son tomadas desde el mismo ángulo y con el mismo lente. Curioso que días atrás pensaba sobre el tema, gracias por enlistarlos.

  3. Bienvenido, Raúl. Sí, estoy de acuerdo en que la innovación es necesaria, y en que es un soplo de aire fresco en un panorama de repeticiones -tanto las que enumera el sr. Parr como nuchas otras, como las que mencionas). Sin mbargo, me pregunto si, desde un punto de vista individual, debemos sentirnos “intimidados” por esto, Es decir, si por alguna razón alguien siente la necesidad de fotografiar (otra vez…) niños africanos, no creo que deba dejar de hacerlo por el hecho de que sea un tema muy repetido. La fotografía es una búsqueda, y el camino es largo; en él tropezaremos con las misma piedras que muchos antes, y eso no debe avergonzarnos o detenernos, pienso.
    Bienvenido a 400 también, Carlos. Estoy contigo en la unicidad de las imágenes, aunque no desde una perspectiva técnica, sino de origen. Los parecidos razonables son ejercicios divertidos, aunque dolorosos; no hay que olvidar que cada foto nació de una coyuntura única y diversa, a pesar de que el producto acabe siendo “demasiado” similar a otro (sin incluir en esto, por supuesto, los plagios, las parodias, etc). El terreno de las influencias es pantanoso, y pueden ser muy fácilmente mal interpretadas.

  4. Pingback: Martin Parr Habla sobre el “cliche” de la foto « zona de foto

  5. Excelente martin deja todos los titeres bailando sin cabeza.. su trabajo si siempre ronda pos las cosas a las que dispara. hay que concentrarse en la foto mas profunda que querer impresionar a otros un abrazo del sur de Chile.

  6. Pingback: Martin Parr « Bloc de toies.com

  7. Pingback: Lisa Blackmore | (FOTO) Los clichés de Martin Parr

Leave a Reply to Salvando animadoras Cancel reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*


*

HTML tags are not allowed.